Aforamiento y otras prerrogativas parlamentarias

Verdad y mentira sobre los aforados (En VLCNews)

La cuestión de los “privilegios” procesales de los parlamentarios está dando pie a titulares de escándalo, a comentarios valiosos y a una notable confusión. Se han aliado, como suelen, la confusión natural y la confusión interesada, para poner en la calle la idea falsa de que sólo en España disponen los representantes políticos de un estatuto especial; la de que sólo aquí existen las prerrogativas parlamentarias.

Vayamos por partes. El dato que circula por doquier es que somos el país con más aforados del planeta Tierra y de toda la galaxia. Para entendernos: aforada es la persona que ha de ser encausada y juzgada por tribunales superiores, en lugar de por un juzgado de primera instancia. Según los cálculos de los catedráticos de Derecho Procesal, Iñaki Esparza y Juan Luis Gómez Colomer, autores de un tratado sobre el aforamiento, tenemos en esa situación a unas 10.000 personas, todo un récord.

(Continuar lectura: http://vlcnews.es/2014/opinion/verdad-y-mentira-sobre-los-aforados/ )

21 comentarios

La dificultad de la conversación política

Desde que tengo recuerdo de ello, en España es difícil conversar sobre política (o algo parecido). Una conversación de ese tipo la echan a perder  enseguida o bien la entrañable empanada y la enervante dispersión, o bien la aparición del sabe-lo todo, del mandón y la mandona, y con ellos, porque vienen de la mano,  el forofo y el hooligan, que  son los especímenes más frecuentes en la charla sobre política. Y no es que sean refractarios al argumento: es que no entienden lo que no han oído (y repetido ellos mismos) muchas veces. El problema de la conversación es que no hay modo de llevarla a cabo  sin interlocutor. Un interlocutor no es alguien que piense lo mismo: es alguien dispuesto a pensar conjuntamente.

***

¿Autonomía sólo para tres? (EN VLCNews)

Miguel Sebastián, ex cerebro económico de Zapatero y ex ministro, más conocido por prescindir de la corbata en verano para ahorrar en aire acondicionado, ha propuesto acabar con el café para todos y reducir a tres las autonomías. Esta idea viene circulando, y tanto por la izquierda como por la derecha, con ínfulas de gran remedio para grandes males, como si fuera a corregir un grave error histórico.

En realidad, el propósito que anima a quienes la suscriben es más rastrero a la vez que más quimérico: darle acomodo a la exigencia de “singularidad” de los nacionalistas más quejicas, latosos y rupturistas.

(Continuar lectura: http://vlcnews.es/2014/opinion/autonomia-solo-para-tres/ )

 

 

45 comentarios

Miguel Sebastián y el café para tres

La obsesión por calmar la pataleta del nacionalismo catalán dándole algún juguete más, a ver si se entretiene, se junta a menudo con la obsesión por encontrar  y corregir un único y garrafal error primigenio que habría provocado  los males actuales.

Fruto de ambas pulsiones es, singularmente,  la idea de acabar con el “café para todos” y dejar las autonomías reducidas a las tres llamadas “históricas” (aunque luego otras se apuntaron ese título). Para ser más precisos, reducirlas a las tres que vieron aprobados estatutos de autonomía bajo la II República: Cataluña, País Vasco y Galicia.

El ex ministro del gobierno Zapatero, Miguel Sebastián,  ha sido el último en dar voz a la idea de suprimir catorce de las CC.AA. Yo abordaré el asunto en los próximos días. El codueño José García Domínguez lo hacía hoy en el ABC-Cataluña.

¿Café para tres?

José García Domínguez

Inopinados compañeros de cama, Miguel Sebastián , la derecha extrema más castiza y los nacionalistas de Convergència coinciden en postular lo mismo, el final del café para todos. Desde muy antiguo es sabido, nada hay que ponga más de los nervios a un dirigente de CiU que la cafeína; al punto de que la menor alusión al café para todos suele privarlos del sueño durante semanas. No ha mucho, lo vino a refrendar tal que así el líder de Unió: “El debate que la sociedad española y los partidos políticos de ámbito estatal deberían atreverse a afrontar es si tiene sentido tener diecisiete autonomías”. Todo un despropósito, según parece, el que los nativos de Lugo, Sevilla o Zamora no resulten ser menos que los de Gerona y los de Vic.

(Continuar lectura: http://www.abc.es/catalunya/politica/20140413/abci-cafe-para-tres-201404122125.html )

57 comentarios

La salida canadiense: el embalse

Hoy dedico un artículo en LD a los partidarios de una salida canadiense para el problema catalán. Es un esbozo de réplica a la posición que mantienen, entre otros, José María Ruiz Soroa, Joseba Arregi y Francesc de Carreras, todos ellos autores  por los que tengo admiración y aprecio. Ahora bien, su análisis del asunto y su propuesta no me convencen nada. Como digo en la columna, creo que sobreestiman el arraigo del independentismo (el problema) y subestiman los riesgos de mantener una puerta abierta para marcharse de España (la solución que proponen).

Su visión del estado de cosas se me  representa como un embalse:  el embalse está a punto de rebosar debido a la crecida  a favor de la independencia en Cataluña, así que hay que darle una salida, abrir un cauce para que el exceso se evacúe, de lo contrario las aguas rebosarán más y más, y provocarán graves daños en el entorno.

Mi visión del asunto es distinta, y  la represento con la marea, que es fenómeno cíclico y fenómeno en movimiento: no se estanca, nada queda embalsado,  es dinámico y puede cambiar; es decir, puede cambiar también en sentido contrario al ascenso, como ya ha sucedido.

La crecida del independentismo  está tan relacionada  con factores coyunturales (como la crisis económica) que el independentismo en serio, no como fantasía, se ha vuelto hegemónico en Cataluña en los últimos tres años, a lo sumo cuatro. Y hegemónico no quiere decir que cuente con el apoyo de una mayoría clarísima y absoluta de la población, que  está, grosso modo, dividida por la mitad al respecto.

En ningún caso me parece sensato abrir la vía para que se celebren cada tanto en España referendos consultivos sobre la continuidad de España. Pero hacer algo de tanto calado y de efectos tan imprevisibles a fin de darle salida a un fenómeno que es perfectamente mutable, casi me parece el colmo de la insensatez.

***

Los tiempos de la Pasionaria pasaron (En VLC News)

Se comprende que el Partido Socialista esté preocupado por el mordisco electoral que le puede dar Izquierda Unida. La retórica estridente que está gastando su candidata Elena Valenciano tiene, sin duda, ese trasfondo. Y tiene serios problemas. Uno es lo inverosímil que resulta doña Elena haciendo de Pasionaria. Otro es que la demagogia siempre tiene un precio cuando se es partido de gobierno.

(Seguir leyendo: http://vlcnews.es/2014/opinion/los-tiempos-de-la-pasionaria-pasaron/ )

97 comentarios

El informe PISA y la ley del mínimo esfuerzo

Algunos resultados del informe PISA, el  que evalúa la capacidad de los alumnos para desenvolverse en asuntos prácticos,  son tan inverosímiles (como los problemas para manejar un mp3, artilugio ampliamente usado por la peña adolescente), que deberían llevar a plantearse una cuestión previa: ¿y si los alumnos españoles están aplicando a los tests del informe PISA, a la hora de hacerlos, esa ley del mínimo esfuerzo que, salvando sus excepciones, suelen obedecer por norma?

Esto es, visto desde el alumno: ¿para qué esforzarse por responder a un cuestionario, por hacer un examen, como ése es, que total no puntúa en la nota?

Es una hipótesis. Pero una hipótesis coherente con otras actitudes visibles o notables en la enseñanza, y en relación con  ella. Sólo vendría a confirmar, por lo demás, que los problemas de la enseñanza no son tanto de contenidos, de programas, de dinero, como de actitudes, de valores, de filosofía subyacente. La demolición del valor del esfuerzo, en todo caso, no se ha podido hacer solo en la escuela. Habrá sido imprescindible la cooperación de las familias.

119 comentarios